Parto La feliz llegada

De todos los momentos irrepetibles que vivirás a lo largo de tu vida, éste sin duda es de los más cruciales. Sólo se nace una vez. Es el momento más sagrado de cada ser humano que llega. Como tal, deberíamos respetarlo, honrarlo, cuidarlo… Te prometo respeto, silencio, amor y acompañamiento para este momento.

Te prometo estar informada, según la última evidencia científica de todo lo que concierne al/de todo lo relacionado con embarazo, parto, lactancia… para que mis miedos no existan. Sólo la confianza más absoluta en tu perfecto cuerpo mamífero. En tu capacidad y fuerza ancestral.

Mostrar que otra forma de nacer, no solo es posible; es imprescindible.

Durante mis dos partos, no conté con ninguna fotógrafa en casa. Pensé que mi pareja podría encargarse… pero cada persona en un parto tiene su papel y, en este caso, no era hacer las fotos que yo hubiera necesitado.

Lógicamente, yo tampoco pude aunque en mi mente no hacía más que ver imágenes para fotografiar… ¡con lo que mi neocortex no conseguía desconectar!

Cada uno tiene su papel...

Aún no estamos muy acostumbrados a este tipo de fotografías que en otros países son de lo más habitual, incluso en hospitales y cesáreas. Te acompañamos en todos tus momentos felices, como pueden ser tu boda, bautizos, comuniones… Un parto es una historia íntima muchas veces contada ¿Qué tal tenerla en imágenes? Mostrarlas después, es cosa tuya. Siempre será el mejor recuerdo de vuestra familia. Cada vez que un nuevo miembro llega.

De todas las temáticas posibles, ésta es sin duda alguna, la que más me apasiona.

Me ofrezco a ser la fotógrafa de tu parto. La fotógrafa de su nacimiento. De vuestro inicio como familia.

Ser mujer y haber parido de forma natural y en casa hace que mi empatía hacia ti sea absoluta. Mi fe en ti y en el proceso, absoluta.

Síguenos en Redes Sociales